pandemonium invierno Pandemonium: febrero 2005

jueves, febrero 24, 2005

cuanto frio

que de nieve,
cuanto frio, y cuanto de blanco
de que colores llenais hoy vuestra vida??
ojala un amigo mio no tuviera tanta razon cuando habla
.....cuando escribe
......cuando mira
quizas, sean los años, los que lo hacen tan certero
en sus sentencias
antes de ayer me decia:
que faltito de amor estamos !!!
y dice algo mas...que me encanta
que me hace reir,
y que a la vez entristece:
Ten cuidado....mi amiga;
que hay quien ama,
como quien come,
para no engordar!!!

miércoles, febrero 23, 2005

que le vamos a hacer

Me sorprendo a mi misma leyendo vuestros ultimos posts, con cara de tonta. Si. Simplemente este sitio hace q cuando alguno de vosotros expresa alguna cosa como las ultimas, me sienta de repente mal, con ganas de ir y haceros reir, reconfortaros, de deciros q el amor no tiene pq acabarse y q me alegro q os deis cuenta ( yo no se si me doy cuenta, deberia de darme mas cuenta) o comentaros q nuestro querido Karol Wojtyla puede retirarse ya y dejarnos un poquito en paz y dejar de escribir sus tonterias sobre el sexo, q no es por nada, pero no estoy segura de cuanto sabrá él de estos temas.......De repente me veo ya alli en taizé, en la iglesia, con el corazón lento, lentito, tranquila, en una mano tu, en la otra tu, y el silencio despues de echarnos un cantito, de esos silencios de taizé en los q casi casi t duermes......

La acera de enfrente

Ayer se suicidó un chaval en mi pueblo. La madrugada del lunes, mientras todos dormíamos, en medio de la noche y del frío, salió de su casa, fue a un edificio alto del pueblo (ni siquiera al más alto) y dejó que sus veintisiete años se estrellaran sobre el cemento que había varios metros más abajo. Nadie se despertó con el ruido de los huesos. Tuvieron que pasar varias horas para que descubriéramos su cuerpo estrellado y su vida rota.

En el comentario de la gente del día siguiente estaba su carácter depresivo y su homosexualidad reprimida sin éxito.
-“Es que se metían con él, porque por lo visto era “homocezuá”; y como se le notaba, la gente, claro, se metían con él...”-

Cuando mis vecinos de 18.000 kilómetros a la redonda dicen que fulanito es “homocezuá” (u homosexual) están reprimiendo una fuerza interior que desde dentro les pide a gritos que lo llamen “por su nombre”: “maricón”. Pero utilizando ese eufemismo les hace creerse modernos y tolerantes y a tono con eso que se ha venido en llamar “políticamente correcto”.

Seguramente mis vecinos comentarán lo ocurrido durante varias conversaciones de estufa y café. Y todos, incluso los que se metían con mi ex vecino, dirán que es que era “homocezuá”. Y todos volverán a dormir esta noche y todas las noches con la conciencia tranquila porque llevan perfectamente encajados su disfraz de “moderno-tolerante-politicamente correcto” que dice “homocezuá” ( así, en voz baja, para ofender menos) en vez de maricón, que es lo que les pide el cuerpo.

Pero bajo los disfraces de mis vecinos de 18.000 kilómetros a la redonda aguardan millones de lobos dispuestos a atacar en manada y a traición contra todo lo diferente, contra todo lo que no acate la podrida e hipócrita moral reinante, contra todo lo que quizá les recuerde sus miserias reprimidas, contra todo hombre y mujer que se descubra a sí mismo y que muestre la desnudez y la simpleza de su alma; sin los adornos, cadenas y caretas que nos hemos ido acarreando a lo largo de nuestra historia.


Este fin de semana hubo carnaval y el que viene también tenemos carnavales. La avenida de mi pueblo se volverá a llenar otro día de gente tomando café, como si nada hubiera pasado. En la acera de enfrente, al pie del edificio de la casa cultural, la vida rota de mi ex vecino ha quedado para siempre apartada de las tardes de sol, del transcurso de nuestros años, estrellada contra el suelo, como quedan los perros en las cunetas.

Un bullicio uniforme de gente a tono con el paisaje, con la moral y las buenas costumbres se desparrama un día más por la calle en este absurdo carnaval eterno. A un lado, apartados de la vista y de la foto, como sin querer molestar, quedan los que sobran, los que no caben en esta calle. Los que eligen cada día vivir sin miedo y son condenados e invitados cada día a salir de aquí; sin molestar, sin hacer ruido, en medio de la noche, mientras todos dormimos.

Desamor

No sé por qué el desamor se presenta siempre con la misma carga de chorradas: quiero olvidarte y no puedo, si supieras como te amo aún, la mancha de fresa con fresa se quita, patatín patatán. Pues no. Me niego,en seco,rotundamente,aquí,ahora. Me niego porque si te quise como pareja te quiero también como persona,independiente,grande,generosa,asustada,débil. Me niego porque aunque estemos lejos me quisiste cerca,es más ,me quisiste dentro y ese deseo de penetración me hizo sentir más hombre que nadie en este mundo.Recuerdo el ritmo estudiado,recurrente,ascendente de mis caderas y el sonido del aire que pasaba deprisa por tu nariz,tu mano buscando cariñosa y temblorosa mi mano. Me niego,porque tu proximidad alertó mis miedos y me ayudaste a vencerlos,ahora,más grande y más persona que cuando te quiería como no voy a negarme? Me niego,porque estuviste cuando te necesité, sin mediar palabra,sin preparar tu llegada,fui a caerme y ya me tenías agarrado de la cintura.Me niego,porque me ha sobrado cariño,sonrisas,besos,sexo,noches de vino y fueguito en la chimenea.Me niego por tu cariño,tu confianza,tu sinceridad,tu palabra a tiempo,tus manos en entrega de amante.Me niego por los colores,por las puertas que he cerrado y las que he abierto mientras convivimos.Me niego por mí mismo.Por las sopas de fideos me niego.Por el cuscús,por los tés,por las tardes de limpieza y las broncas,por tus bragas en la secadora,porque lloraste y te hice llorar,por como te quitas las botas,por como te pones las botas sin quitarle los cordones,por tu abrigo rojo,por separar los botes de las lentillas para no liarnos.Porque cuando estábamos pensaba como sería mi vida si termináramos y cuanto haría para volver contigo y eso me hacía acercarme con menos humos o sin humos cuando lo conseguía.Porque a pesar de las cosas que no nos gustaron no te lo mereces me niego a aceptar las mismas chorradas de desamor de siempre.A cambio propongo estas:
Margaritas (en el pelo)
Espuma (en el baño)
Cómo sigues? (por telefono)
Un cafelito
Naranja
Bonito
Preciosa
Carabola
Pedorra
Mamarracho......

domingo, febrero 20, 2005

Sólo en aquel lugar y en aquel momento

Cuando salí me estaba esperando. Yo había pasado la tarde trabajando y apenas había tenido un instante para darme cuenta de lo que había ocurrido aquella mañana. Sin embargo, él, había estado esperándome, había ido y venido al menos dos veces al jardín de los bancos pintados de blanco, se había tomado un par de cafés, había estado comprando, dando vueltas por la zona, y, ahora, por fin, estaba allí, delante de mí, apoyado en la barandilla que daba al patio interior de la Fundación. Nos miramos, más cuando el uno no creía estar mirando al otro, nos sonreímos muy tímidamente pero con gran complicidad, y echamos a andar camino de algún lugar donde poder charlar y tomar algo tranquilos...De pronto, mientras caminábamos, nos cogimos de la mano con fuerza -como si una vez unidas ya nadie pudiera separárnoslas, ni siquiera nosotros mismos- y aceleramos el paso. Supongo que llegado ese punto los dos pensamos que era absurdo continuar con los roces aparentemente casuales. Luego, como nuestra imaginación "del después" y quizá el nerviosismo de tantos encuentros previos en los que podía haber sido y no fue, nos impedía encontrar algún sitio mínimamente acogedor, decidimos pasar al primer local que vimos abierto y prácticamente solo, o ni siquiera lo decidimos, simplemente, entramos. Un local anodino, frío, como de otra década...pero que nosotros conseguimos aislar de nuestra realidad nada más sentarnos...Tardamos más de una hora en besarnos. Pero, tras esa hora, no conseguíamos dejar de hacerlo. Era como si todos nuestros deseos, todas nuestras pasiones, las pensadas, las compartidas en sueños y las no, se hubiesen apoderado de la situación y quisieran salir fuera todas juntas, al mismo tiempo, a la vez, como si los dos estuviéramos absolutamente convencidos de que era nuestra única oportunidad de demostrarnos lo que sentíamos, sólo en aquel momento y en aquel lugar, o quizá como él decía, sólo en aquel lugar y en aquel momento...

E. Murillo

jueves, febrero 17, 2005

¿Dónde se habrá metido mi mujer?

Cuando pienso que son ya las once y pico
yo que ceno lo más tarde a las diez...
¿Cómo coño se fríe un huevo frito?
¿dónde se habrá metido esta mujer?
La vecina me dice que no sabe
y mi suegra tampoco, desde ayer.
No son horas de que ande por las calles.
¿Dónde se habrá metido esta mujer?
Yo le iba a contar lo de García,
y de cómo le he parado los pies...
lo del bulto que tengo en la rodilla...
¿Dónde se habrá metido esta mujer?
Qué hace aquí este montón de ropa sucia?,
le compré lavadora y para qué...
Estas cosas me joden, no me gustan.
¿Dónde se habrá metido esta mujer?
Mi camisa aún está toda arrugada,
y mañana me la tengo que poner.
¡Pues la plancha, aunque le den las tantas!
¿Dónde se habrá metido esta mujer?
Va a haber bronca, esta noche va a haber bronca.
Me cabrea, hoy tenía ganas de...
pues después de la bronca...
¿pero dónde,dónde se habrá metido esta mujer?
¡Pero bueno, si falta una maleta...!
¡la de piel, para colmo la de piel!
¿Para qué la querrá la imbecil ésta?
¿Dónde se habrá metido esta mujer?

(Javier Krahe)

martes, febrero 15, 2005

59´´

Estaba distraída, intentando buscar una posición que me permitiera estar cómoda, dejando reposar mi cara sobre el cojín del sofá, cuando oí su voz. Contundente, segura, experimentada, tremendamente ágil, capaz de resistir cualquier asalto y de dejar a cualquier posible contrincante fuera de juego. Miré entonces hacia la televisión. No lo recordaba así. Eran más tímidas sus palabras antes y creo que menos convincentes sus argumentos, creí percibir incluso “cierto aire de suficiencia” en su actitud...La moderadora dio paso entonces a otros comentaristas de la noche que siguiendo su turno fueron haciéndole preguntas. Los más brillantes, los menos, ninguno parecía hacerse notar ni desdeluego despertar mi interés salvo en lo concerniente a él. Seguí escuchándolo – ya en posición erguida, con la espalda recta, las piernas cruzadas encima del sofá y abrazando el cojín con mis brazos- y, entonces, atenta, me di cuenta en medio de su elocuencia…, entendí sus palabras, su aplomo e incluso su actitud: daban igual los conflictos partidistas internos sobre los que pretendían sonsacarle sin éxito los demás miembros de la mesa, poco importaban ahora los posicionamientos pasados de determinados dirigentes políticos frente a la guerra de Irak o frente a Bush, lo único importante para él era transmitir en los segundos que tenía que más allá de las decenas de matizaciones posibles objetivas y subjetivas, existía la posibilidad de que Oriente Próximo empezara a caminar en paz, existía la posibilidad de diálogo entre Europa, América, Asia (dijo “África” también…es político, claro…pero quiero creer que llevado por un entusiasmo poco habitual…) y, quizá la proeza de que 25 países distintos pero con valores comunes pudieran exportar lo aprendido en cuanto a ganas y experiencia de conciliación. Solana ya no es español, es sobre todo europeo…y aunque comparto una buena parte de los argumentos que no darían el sí a la Constitución Europea el próximo 20 de febrero (poco social, apresurada, lejana al ciudadano de a pie, poco social de nuevo …), no puedo sino manifestar aquí mi anhelo de llegar a serlo realmente también. Un anhelo que muy posiblemente comenzó cuando unos cuantos europeos decidieron pocos años después de la segunda guerra mundial intentar borrar sus rencillas, ser pragmáticos, y mirar siempre, aunque a pequeños pasos, hacia adelante…

E.Murillo

lunes, febrero 14, 2005

Fantasía

...La sorpresa del amor
es un juego sin prisas
jugando a ser niños tú y yo...(M.C.)

viernes, febrero 11, 2005

Rosa

Hoy no sé cómo soltar lo que llevo dentro. Como no puedo hablar me he pasado el día escribiendo. He contestado al médico en las tarjetas de su consulta; he reproducido en el Messenger algunos párrafos de las letras de las canciones que he estado escuchando (he incordiado por tanto y disminuido considerablemente la productividad de algunos buenos amigos…Lo sé, lo sé, no tengo excusa…me han quitado el cordal inferior derecho y todo el hueso mandibular que encontraban a su paso, pero no la cordura, os quiero igual, ¿eh?…); he escrito unos cuantos SMS para quedarme tranquila de que todo lo que yo no podía controlar, estaba más o menos controlado; he garabateado para intentar expresarle a mi hermana Paqui que es un cielo, cuidándome una vez más…; he hecho muecas para que el niño del supermercado que se estaba comiendo unos filipinos de chocolate blanco endiabladamente buenos, me dejara compartir uno con él; he imitado el ruido que mi padre hace con la boca cuando asiente para que las llamadas de mi madre tuvieran respuesta….pero…¿sabes?...no te he visto, hoy tampoco te he visto. Eso sí, como no podía ser de otra manera, hoy también te he imaginado. En el médico, en las letras de las canciones, en el móvil, en el bloc de dibujo de la chica, en el supermercado…y sonreías, como siempre que hago el payaso y me pongo pesada. Tú siempre sonríes en estos casos. Debes ser la única persona que en estas circunstancias lo hace. Es que hoy no sabía cómo soltar lo que llevaba dentro, nena, como cuando estábamos en casa e iba a darte la lata a tu habitación y entre risas, tú conseguías que saliera, justo cuando tu empezabas a desvelarte y yo a dormirme…perdona, ahora río... y lloro…Rosa, que te echo de menos…

E.Murillo

jueves, febrero 10, 2005

Intuiciones...

…Todavía recuerdo aquella comida en aquel piso antiguo del barrio de Salamanca en el que ella me dijo que “si se quería atar bien a un hombre, había que dejarle la cuerda muy larga”. No me gustó lo que oí, pero me di cuenta de que muy posiblemente tenía razón, y, de que, pese a creer que quizá estaba en lo cierto, yo no tenía ni las más remota intención de ponerlo jamás en práctica. Nunca le comenté nada a mi amigo, tampoco creo que él le hubiera dado importancia entonces.

…Hace una semana, me lo volví a encontrar. Hacía mucho que no nos veíamos y nos hizo mucha ilusión vernos. Me contó que su novia de entonces, había pasado a ser su esposa, que viajaba mucho, que ocupaba un puesto de responsabilidad en su trabajo, y que todo le iba muy bien. Cuando llegó mi autobús, me pidió que me esperara al siguiente, casi fue un ruego. Lo miré a los ojos, como siempre, y el brillo de antaño, en el que antes no había reparado, había desaparecido…me dijo que no quería estar solo…


E.Murillo

...........

Me desperté con los talones doloridos. Raquel buscaba su sitio, y yo, yo hacía lo mismo, pero no entendía pq tenia q doler tanto. El caso es q me dió igual, y seguí caminando. Notaba como ahora me subia el dolor por las pantorrillas, como llegaba lentamente a mi ombligo, se paraba, como seguía hasta mi pecho, y se hacía mas fuerte, más agudo. Entonces después de dos horas mas, paré y descansé. Me lo merecía, y no queria estar desmayada cuando llegara el momento asi q bebí agua, y la dejé caer por mi frente fresquita. No podía dejar de pensar en mi objetivo, incluso ya pensaba q estaba loca de tanto pensar en él todo el dia. Pero no podia alejarlo de mi mente, simplemente me acompañaba donde quiera q iba. Cuando andaba mas rápido, más rápido me acompañaba...y asi, a lo lejos vi el final, en lo alto. Y cuando me di cuenta, tú estatas alli inmóvil, tranquilo, mirándome con esa carita, esperándome. De repente, no sabia si queria q aquello acabase, habia costado tantos días llegar hasta alli, y habia pensado tantas veces como sería ese momento, q temblé de pánico. Me dejé llevar, me llevaste entonces, clarificaste el final. Respiré. No se si ahora he de parar o he de seguir, pq creo q ese final me llevará a otro y a otro. Y el camino puede ser tan tan largo....

Todos cansados

Vaya, hoy todos estamos cansados, o mejor dicho, últimamente todos estamos cansados.
Sé que no es interesante, pero aun así tengo la necesidad de contaros que yo también, yo también me siento cansadísimo, otra vez las baterías descargadas...y parecía que iban a ser de Duracell éstas últimas...
Pues no, no lo son, y nosotros no somos conejitos felices, no somos capaces siquiera de mantener a nuestros conejos amigos felices...impotencia, física y anímica. Pero qué le vamos a hacer, somos así de débiles. Todos necesitamos alguien que nos sonría, que nos hable en el desayuno, que nos sonría a pesar de concentrarse en la TV, que por una vez se acerque en la cama para abrazarnos. Ninguno nos queremos sentir alejados de la persona que amamos y a pesar de todo a veces lo estamos...
qué dificil es vivir algunos días...

Las huellas sobre la arena

Caminé tan cansando, por la arena de las playas de mi mediterraneo, que no podía, sino dejar caer el peso de mi cuerpo en cada pasa, y dejar mis huellas profundamente marcadas en el arenal. Me dirijí a Dios quejándome: "Tu, que cuando estuve en la colina, me dijiste una vez, que si decidía seguirte, caminarías siempre conmigo... ¿Dónde estás ahora? En estos momentos duros de mi vida, cuando tengo más dificultades y problemas... ¿Dónde estás? Me giro sobre mis pasos, y ¿Qué veo? Sólo un par de huellas. No comprendo por qué cuando más te necesito, más me abandonas...
Hijo, nunca te he abandonado - escuché en mi corazón - En los momentos de angustia y dolor - proseguía - cuando tú has contemplado un par de huellas en la arena, era yo quien te transportaba en mis brazos.


Moraleja: La confianza se explica después, pero hay que ejercerla antes para poderla comprender más tarde.

Raquel

Raquel se vende muy barato.Siempre se lo hemos dicho y la conozco hace muchas ilusiones y muchos fracasos.Habremos tomado miles de cafés juntos y siempre se lo he dicho: niña,te vendes muy barato.
Raquel es la entrega sincera,la mirada gentil,la palabra amable,la caricia protectora.Raquel es la insinuación perversa y dulce, el susurro evocador,los ojos entre la gente,las caderas de vértigo,los muslos griegos y siempre se lo hemos dicho: Raquel,te vendes muy barato.
Hace tiempo que sale con un imbécil con cara bonita y niño de su madre,un gilipollas que se cree merecedor del mundo entero por ser quien es, un corto de mente que no sabe que me gustaría minar el pensamiento de mi amiga para que rompa esta situación que la hace infeliz y destruye su estima.Un mamón al que me gustaría levantar un palmo del suelo contra la pared y golpearle despacito en los ojos diciéndole: mamón,hijo de puta,o tratas a esa mujer como se merece o tendrás una racioncita de golpecitos en los ojos cada vez que nos veamos.Pero claro,amar de verdad a Raquel como yo la amo no me permite tales cosas,ni siquiera mi amor a mi mismo. Me basta con una mirada clara,directa y sincera al enano ese para que sepa que tiene un límite,que si Raquel no lo pone,el menda lerenda lo hace.Y a la vez,le doy mi voto de confianza,la allano el camino cuando dice alguna impertinencia ante otros para que se relajen con él y él mismo termine relajándose y saque lo mejor de si entre nosotros y con Raquel.En fin que en esas andamos.
Me contaba Raquel que hace tiempo que no hacen el amor,me lo decía llorando,que casi ha perdido las ganas de llegar a casa y se queda entrenando más de lo normal,o toma más clases de piano que nunca o se queda en el trabajo hasta las seis o siete,todo por no llegar a casa deseosa de su amor y encontrarse con ese vacío que la apaga y la aleja de los sueños. Y es que siempre se lo hemos dicho: Raquel hija,te vendes muy barato.No todo es dar, o sí,yo no lo sé.Pero a cambio mejor recibir algo,sin frivolidades,es sólo cuestión de refuerzo positivo, y ella sigue siendo gentil y amable con el cabezón a pesar de su vacío.Claro,eso sí,cuando las hormonas se le comen los huevos entonces busca amablemente a Raquel.
Ojalá Raquelita fuera de otra forma,pero claro,no sería ella,mi Raquel.Ojalá,por su salud, si no deja al cabezón al menos eche algún polvo relajante por ahí (si quisiera podía relajarla yo,para eso están los amigos no? ;) ) Raquel no haría eso,no sabría vivir con ello.Raquel juega claro y en su lado del tapete,no quiere ases en la manga ni distracciones furtivas.
En fin Raquelita,si me lees no te me enfades niña. Si yo fuera el cabezón de tu novio no dejaría pasar ese metro y casi ochenta, esa melena morena poderosa, ni tu mirada verde de tarde de lluvia. Estaría deseando llegar a casa para tenerte cerca, a un centímetro mi pecho de esos pezones que miran a las nubes, atraparte por esas caderas que equilibran la verticalidad de tu figura.
Protegerte,acompañarte,mirarte de lejos,mirarte de muy cerca,mirarte desde abajo.mirarte la nuca...Bueno Raquel que es muy temprano para estos pensamientos.Un beso.
Niña lo dicho: que te vendes muy barato.De todas formas quien sepa vivir que aconseje.

miércoles, febrero 09, 2005

el viejo truco

mientras unos se ganan el pan, (sin partirse el lomo...)
otras se comen la cabeza,
el viejo truco de mi amigo,
entretenme mientras trabajo.....¡que me aburro!!.
gracias por invitarme y feliz dia a tod@s.

Acepto

Gracias querido por la invitación.
A vosotros os saludo,yo soy el serio,la decente,el cabrón cornudo,la fulana.Vengo a lameros los coños y chuparos los capullos,quiero vuestros pezoncitos en bandejas.
AAhhh! cómo me excita saber que estáis ahí,mamones,chupapollas,hambrient@s de mi sexo caliente,de mi lengua sabia...de mi suprema ambigüedad.

domingo, febrero 06, 2005

Hombres tristes, hombres normales

...Mi jefe dijo durante la cena que él siempre había creído que había dos tipos de hombres: los tristes y los normales. No sé muy bien por qué pero esa era la única idea que quedó en mi cabeza de la noche anterior y que traía conmigo ayer, desde Palma, mientras volaba de regreso a Madrid. Quizá la sensación de estar deslizándome por una pista de hielo, cuando las nubes parecían haber perdido su volumen asimétrico y la densidad de las mismas no dejaba ningún resquicio para el azul que se imaginaba debajo, hizo que toda la sobreexcitación de la noche anterior -música alta, voces que para oírse se alzaban por encima del tono habitual, luces, desvelo, también diversión, cierto aturdimiento ...- desapareciera.
Hombres tristes y hombres normales...por un momento pensé que en este mundo de contrastes, hacía mucho que no había oído dos términos aparentemente no antagónicos como únicas alternativas posibles (el bien/el mal, la generosidad/la avaricia, la sensualidad/la torpeza...), y sin embargo, nada recordaba que se hubiese dicho sobre los hombres alegres ...Miré a mi alrededor y el señor del otro lado del pasillo, con cara de cierto interés leía "la sombra del viento". La chica de atrás, arropada con una mantita, dormía; el bohemio con bufanda de Armani, tenía la mirada perdida y sonreía de vez en cuando, solo -el cansancio me impidió imaginar más, aunque seguiría en la isla-; la azafata me ofreció con una sonrisa amable, pero más forzada que natural, algo de beber...Haciendo poco caso a las instrucciones habituales, quise ponerme de pie. Paseé por el pasillo y disimulé caminar hacia el servicio. Cuando llegué a la cola del avión, me quedé quieta, volví a mirar a mi alrededor, de dentro, y de fuera, y ahora ya, diferenciando las nubes del cielo -las maravillosas, especialmente las ópticas, supongo que son irremediablemente fugaces- pero sin dejar de asombrarme de estar por encima de ellas, miré al de la novela, a la chica, al moderno desaliñado, a la azafata, y no pude sino pensar quién de nosotros sería el triste y quién el normal.
La pareja de ancianos, extraordinariamente normales, que se daban la mano mientras la cabeza de él se acurrucaba en el seno de ella, sin duda, no formaban parte de esa clasificación. Sus rostros eran alegres y la tristeza no parecía haberlos acompañado nunca...


E. Murillo


viernes, febrero 04, 2005

La vuelta

Hemos vuelto a casa, no por Navidad, sino por febrero, después de un largo viaje por el mundo...qué lejos queda todo ya.
Y nuevos viajes nos esperan, nuevos amigos, nuevas sensaciones.
Quiero vivirlo a tu lado, no te vayas, espérame.

PANDE MUSICAL