pandemonium invierno Pandemonium: octubre 2005

domingo, octubre 30, 2005

Diario de un pobre hombre. Relato de un naufragio


Desde aquel aciago día en que me conecté a internet por primera vez mi vida ha cambiado.
Dediqué toda la tarde a instalar un cable desde la roseta del teléfono de casa de mi tía hasta mi dormitorio, donde hacía ya tiempo había situado mi templo informático. Aquel cable era larguísimo y tenía que sortear pasillos, zócalos, muros y demás obstáculos que se encontraba en su camino; hasta llegar por fin a la entrada del modem en la CPU.
Aquella primera vez fue emocionante, como si estuviera haciendo algo malo. Yo sabía que aquello era un pequeño paso para la humanidad, pero un gran salto para un hombre: yo. Aquel ruidito, aquella pantalla, aquella barra de vínculos era un terreno inexplorado, una selva virgen que yo debía descubrir a base de teclear direcciones:
www.queguaytodo.com, www.hayquevequecontentoestoy.com, www…AAAHHH.
Aquella noche me dieron las diez y las once y las doce y la una y las dos y las tres; haciendo eso que estaba tan de moda: NAVEGAR POR INTERNET.
Desde entonces debo confesar que leo menos, porque solía leer antes de dormir; pero claro, con esto de internet le dan a uno las tantas y llega a la cama hecho un zombie, como el novio de Alaska.
Aunque hago un esfuerzo por respetar cada palabra, tal como establece el castellano, cada signo de puntuación en su sitio, las tildes, por evitar las faltas de ortografía, debo confesar que a veces, en el fragor de una conversación en el chat o en el messenger, omito letras, tildes, abrevio palabras, etc.
Contra esta falta de lectura y esta letrafagia que sufro en silencio he puesto en marcha un plan. Lo primero: me pongo en el chat nicks que invitan a no hablar conmigo: "InsulsoCadiz", "Eltipicoaburrido31" (no puedo evitar quitarme algunos añitos), “Aburroaunmuerto11cms”... o cosas así. En el messenger pongo mi estado en “salí a comer”. Con eso, además, cuando mis contactos me ven después de un tiempo siempre me encuentran delgado. Pensarán: “Este hombre, todo el día comiendo…pensaba que iba a estar hecho una entidad grasienta amorfa”.
Con este plan de ostracismo cibernético no sólo he logrado no cometer faltas de ortografía sino que he logrado directamente no utilizar la ortografía. No escribo nada, no utilizo el teclado, no sé siquiera dónde andará. Sólo el ratón, que se ha convertido en una especie de muñón que forma parte de mi mano derecha. Y claro, también he logrado una paz interior y una especie de simbiosis con el ordenador y con el ciberespacio… Formo parte del ciberespacio. Soy ciberespacio.
Y me he dado cuenta de que estoy rodeado de ventanas emergentes que me alejan del sentido de mi vida: el trabajo, las ganas de mear, las ganas de sexo, las noticias, el frío, el calor, la conversación del tiempo, planificar un puente…. Por favor, dejadme en paz!, leave me alone (como decía Michael Jackson, antes de convertirse en un guarrete). Necesito encontrarme conmigo mismo y elevarme, y salvar el mundo de la ignorancia en que se halla inmerso. O salvarme a mí de caer en las redes de esta sociedad real y tridimensional. Aquí hay que poner pie en pared; que no sé que significa, pero bueno… O poner pies en polvorosa… O lavarse los pies; yo que sé... Perdón, me fallan los circuitos, y debo reinicilizarme de vez en cuando.
El caso es que mi conexión con el ciberespacio, cuando va bien, bien. Pero cuando se enlentece, como que regular. (“enlentece” no debe existir porque se ha autosubrayado en rojo… Vaya!, tampoco existe “autosubrayado”). Cuando la conexión va lenta o cuando ves que la caza de una web interesante no va a dar resultado ese día recurre uno a los contactos del Messenger; y entonces es como otra ventana emergente que te aparta del camino. Y los programas “peer tu peer” ya son lo peor. Y ya de paso, abres el irc. Entonces, vuelta a empezar. Otra vez te vas por los cerros de úbeda llevando tres conversaciones a la vez; con tu primo de Barcelona, con tu amigo en Suecia y con tu compañero de trabajo de Montellano. En el irc tienes abiertas tres conversaciones y en cada una tienes una personalidad diferente: una prostituta jamaicana, un negro con un pollón y un lama de Parla. Y empiezas otra vez a comerte las letras y a abreviar palabras. Miras en el emule si ha terminado de bajar la puta película que lleva bajando dos semanas y ves que le quedan todavía 3d22h17m. Y entonces aparece la bruja avería diciéndote que “a lo mejor deberías ver menos el monitor” y que “solo no puedes, con amigos sí”. Y entonces piensas que necesitas respirar, descubrir el aire fresco y decir cada mañana que eres libre como el viento. Y piensas que deberías leer más y terminar de una vez el libro de la mesita de noche, y acelerar el proceso de descarga al disco duro de tu cerebro de 2 páginas/noche a 30p/n o 1capítulo/noche.
Pero vuelves a descubrir como cada noche que eso sólo pasará si desconectas el puto internet de los cojones.

viernes, octubre 28, 2005

Despierto

Otra vez me había perdido en el otoño.No quiero, pero se me va la cabeza en el café,bajo los árboles frente al granero.Al final, un bocadito en el cogote,un susurro de bajomantas y las primeras nieves me han despertado.


"..bajo los arboles frente al granero..."

martes, octubre 18, 2005

No ves qué detrás de mí no va nadie??

Y pasaba por aquí y se me había olvidado ya y ando convertido en libélula y ronroneo encima del ombligo del mundo y de gato en gato voy viviendo otoños y tú estás y tú te vas y tú dices cosas que hieren y besas con besos de vino azucarado caliente para estos 4 grados bajo cero y me froto los ojos y resulta que es niebla lo que no me deja ver y buscando carpetas de colores me encuentro enanitos amarillos y saltando a la comba voy de mi casa a la tuya y de allí a la fuente del madroño y si tuviera me lavaba el... y como te abrazo siempre que nos vemos y seguimos calentando agua para lavarnos en espesores de espuma y aceites de lavanda y busco en las cimas de mis montañas y cruzo rios en silencio y mañana será otro día y ayer me molestó lo que dijiste y detrás del último voy yo persiguiéndome y aunque parezca que no, me gusta el dia de otoño,luz difusa y niebla compañera.

"..Y cruzo ríos en silencio..."

jueves, octubre 13, 2005

Creo que hay veces que no sé recibir al otoño

…Hace años, viajé en pleno verano de España a Montevideo. Cuando llegué allí, pasé dos días muy extraños…creo que no supe recibir al otoño, quizá porque no me lo esperaba tan de repente, o quizá porque es posible que el otoño, como decía muy abuelo, sea como todas las cosas buenas, de las que cuesta creer que han llegado (y en aquella ocasión llegó en escasas 15 horas). Hoy me siento un poco igual, veo las cosas algo desenfocadas, como al margen de mí, como si no fueran conmigo, o como si yo no quisiera ir con ellas, mi relación con lo que me rodea es “extraña” y no creo que sea sólo un efecto óptico fruto del cansancio y de mi miopía agudizada por el atardecer y por ese cansancio…Hoy creo que tampoco he sabido recibirlo, que de nuevo me ha pillado desprevenida, aunque esta vez sé que llegó hace días, incluso semanas....lástima que no pueda hablar con mi abuelo…¿será este otoño aún más que una “cosa buena”?

viernes, octubre 07, 2005

Gracias, siempre gracias

…Si alguien me preguntara cómo me siento hoy, cuando se han apagado las luces, cuando se ha desmontado el escenario… y, de nuevo, como cada año, el campus comienza a vestirse de otoño, y de voces y risas, y de sol bajo, de luz penetrante y al mismo tiempo difusa, ...cuando ha pasado casi todo, o al menos, casi todo lo que se me antoja pasable a mí….sólo podría decir que por favor escucháseis atentamente y mirando a un horizonte que siempre existe, “Skara Folk”, y en lo más profundo de esas voces guturales del norte que casi llevan en el límite a rozar con el sur, sintáis, como siento yo, la fuerza, la pasión, la alegría, la calma, la confianza, las ganas de afrontar el desafío de cada comienzo, la vida...



Aqui escuchas Skara folk

miércoles, octubre 05, 2005

Desencuentros telefónicos

-Voy mañana a comer contigo, me lo has pedido algunas veces y nunca he podido, pero mañana voy
-Vaya, lo mismo intento buscar más hueco y así estamos más tiempo juntos...aunque no sé si me merece la pena
-...uy, bueno, ...tú verás si puedes.
-Vaya respuesta...
-Vaya respuesta?...vaya comentario, no?
-Nunca sabré si tú quieres que te dedique más tiempo o no, siempre lo dejas a mi elección.
-Pero...hija...eres tú la que estás apretada de tiempo, la que tienes trabajo a esa hora...
-Nunca me pides que deje mi trabajo por tí...Ya te has enfadado.
-Pero si no me enfado, anda cariño...
-Bueno, mejor lo dejamos, adiós.
-...adiós...

Siempre he creído en la buena voluntad, en pedir extra sólo si es imprescindible. También me han enseñado a respetar el trabajo.
La veo todos los días, nos dedicamos todo el tiempo del mundo, estamos mejor que nunca...y aun así...

Le servirá mi manera de quererla? Le molesta tanto que no le pida?
No entiendo a las mujeres

PANDE MUSICAL