pandemonium invierno Pandemonium: No escribo porque estoy ñoño

jueves, abril 19, 2007

No escribo porque estoy ñoño






Y creces, asomandote a tu silla verde como a un pequeño balconcito del mundo y cuando miras me miras dentro y en cada sonrisa me trastocas la vida.

14 no pudieron callarse:

Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

Qué guapo!!!
Es mezcla, es mezcla...
Un beso
Gracias niño

2:46 p. m.  
Anonymous prazsky replicó sin poder evitarlo...

Esto si es más grande que el amor de contrato, de correspondencia, el que Hollywood nos pidió.

Que seais felices :)

6:15 p. m.  
Blogger Aiguamel replicó sin poder evitarlo...

es guapo el niño!!!!!

Un abrazo

7:57 p. m.  
Blogger Fernando replicó sin poder evitarlo...

Que guapo y divertido...

12:35 a. m.  
Blogger dulcinea replicó sin poder evitarlo...

Normal...que estés noño¡¡..cualquiera se resiste¡¡

qué guapooooooo¡¡

1:24 a. m.  
Blogger ybris replicó sin poder evitarlo...

Crecidito está ya.
No me extraña que la ñoñez no te deje escribir.

Un abrazo.

7:23 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. replicó sin poder evitarlo...

Enhorabuena,
es lógico que ocupes con él todo tu tiempo.

Olimpia.

11:21 p. m.  
Blogger Misántropo replicó sin poder evitarlo...

La vida se escribe con todo el cuerpo. Y esa sonrisa vale más que el mismísimo Quijote.

Un abrazo.

2:40 p. m.  
Blogger Kaótiko replicó sin poder evitarlo...

Impresionante!!

11:58 p. m.  
Blogger Exagerada replicó sin poder evitarlo...

Ayayayayayay!!! Smielfo, qué bien te salen los niños!!!!
Besos y añoranza.

2:37 p. m.  
Blogger Ninfa replicó sin poder evitarlo...

ES guapo, tierno y esa sonrisa es lo que más vale del mundo. Bsss.

12:03 a. m.  
Blogger Esceptico replicó sin poder evitarlo...

Uno puede pasarse toda la vida buscando el amor.
Incluso puede que lo alcance; aunque esto se produce en extrañas ocasiones.

Uno termina estableciendo una "escala de amores": a mi padre lo quise "tanto", a mi madre "cuanto"... a aquella persona la quise "tal" y a aquel amigo, "pascual"...

Y así vamos creciendo.

Yo me pasé muchos años de mi vida convencido de que sabía amar, de que había llegado al máximo en cuanto a mi capacidad de querer. Es algo en lo que no pensaba, pero de alguna manera sentía eso en mi interior.

Pero un buen día llegaron los gemelos. De eso hace dos años y medio. Son idénticos, guapos, vitales y alegres.

De pronto toda tu vida se trastoca. Y entonces te das cuenta de que jamás has conocido el amor auténtico. Sí, habías amado, pero esos dos renacuajos trastocan toda tu noción sobre lo que eres capaz de hacer por los demás.

Y entonces comprendes que puedes amar a tu pareja de una manera más grande, más perfecta, porque a través de tus hijos tú mismo te vas haciendo mejor persona. Porque la auténtica generosidad, el amor desinterasado se experimenta con ellos.

Y esos minúsculos cabrones nos embellecen tanto la vida que a veces hasta nos da vértigo pensar en estar un momento sin ellos.

Un saludo y felicidades,

Joan

5:17 p. m.  
Blogger La interrogación replicó sin poder evitarlo...

Por dios. Con la penita que me ha dado esta mañana dejar a mi niña en casa para ir a currar. Con lo ñoña que me encuentro hoy...

10:59 a. m.  
Anonymous Paca replicó sin poder evitarlo...

PRECIOSO! Pura mágia, el milagro de la vida, esa sonrisa me da energía para vivir ¡QUE BENDICION! Gracias

1:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

PANDE MUSICAL