pandemonium invierno Pandemonium

martes, septiembre 12, 2006

A menudo, cuando una relación se rompe, nos enfrascamos en multitud de explicaciones, justificaciones o análisis de lo ocurrido, para intentar controlar la incertidumbre, para intentar saber qué va a pasar a partir de ese momento y quedarnos más tranquilos. Pero todo es una explosión caótica de pensamientos encontrados, en la que a ratos nos aferramos a palabras o frases que se dijeron y que, a nuestro juicio, claramente ponen de manifiesto que todo saldrá bien; y a ratos, caemos en la cuenta de determinadas actitudes que igual de claramente a nuestro juicio parecen decirnos lo contrario….Si he aprendido algo en todos estos años, es que en estas cosas no importan demasiado los porqués, ni el tener más información que a priori nos parezca relevante para emitir “juicios” sobre el otro que nos “excomulguen” a nosotros –en estas ocasiones es bastante complicado como humanos que somos no emitirlos, aunque no va mucho conmigo hacerlo-, ni siquiera que lleguemos a pensar que la persona que estaba con nosotros es en general honesta o no…Cuando uno llega al convencimiento de que no le importa nada a la persona que tiene el lado, todas las demás razones y valoraciones generales sobre su persona o sobre su comportamiento con otras terceras personas sobran, por mucho que existan palabras o hechos concretos que nos podrían permitir quizás ir más allá o sacar más conclusiones. Y entonces, nuestro rumbo ha de ser distinto, e ir en busca de aquello que nos pertenece y todos nos merecemos, sin más, y sin dilaciones.

10 no pudieron callarse:

Blogger Isthar replicó sin poder evitarlo...

Hace tiempo que aprendí que al final de cualquier relación, no sirven las explicaciones, ni los “quién tuvo la culpa de qué”. En caliente además lo más posible es que no lleguemos a ninguna parte, y de hacerlo, las conclusiones estarán basadas en premisas equivocadas. No es hasta mucho tiempo después, cuando, si queremos, podemos ser capaz de ver más claramente que las relaciones tiene muchos puntos por los que hacer aguas, y que no hay un responsable único, siempre son muchas cosas las que acaban hundiendo el barco.

No sirve de mucho quedarse parado buscando causas o culpables, al menos no si se quiere seguir avanzando. Cuando llegue el momento, uno siempre tendrá tiempo de hacer una parada, asumir y analizar la parte propia, esa de la que se puede aprender para no caer en el error de nuevo. Lo demás, quedará atrás.

Un abrazo

4:27 p. m.  
Blogger ybris replicó sin poder evitarlo...

Totalmente de acuerdo contigo y con el comentario de Isthar.
Lo importante cuando una relación se rompe es lo que le importamos al otro.
Y buscar inmediatamente lo que sin duda nos pertenece y nos merecemos.
Si alguna vez en el futuro se necesita reflexionar sobre el pasado el futuro mismo lo dirá.

Muchos besos.

6:53 a. m.  
Blogger Nostak replicó sin poder evitarlo...

Quizá porque no pueda concebir que llegue un momento en el que percibas que no le importas nada a la persona que tienes al lado me pregunto si en realidad alguna vez existió esa "importancia".

10:02 a. m.  
Blogger Caracol replicó sin poder evitarlo...

Lo poco que iba a decir, lo dijo mucho mejor que yo Ishtar.

2:43 p. m.  
Blogger El semielfo replicó sin poder evitarlo...

Lo mejor es el humor,como siempre,como me dijo una una vez en una situacion así

- Una: como dijo Juan Manuel cuando muriendo estaba

- Yo: que dijo?
- Una: se acabó lo que se daba

Y nos hartamos de reir.

3:04 p. m.  
Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

Ojú, pobre chiquilla, y de lo más valiosa, tú dejándola, y ella todavía con sentido del humor....jajajaj...(es bromaaa)

"Y si alguna vez en el futuro se necesita reflexionar sobre el pasado, el futuro mismo lo dirá".
Sí, es verdad. Totalmente cierto. Está bien hacer pequeñas paradas en el camino, pero sólo para tomar aire. Sobre todo porque para todo hay que esperar. Todo sigue su ritmo. Todo necesita su tiempo. Y, en muchas casos, las reflexiones sobre lo que se tiene en la cabeza en el momento actual, sin más perspectiva, sin más, sólo generan círculos viciosos. Y hay siempre que intentar, por mucho que nos cueste, creo, romper esos círculos y cambiarlos en virtuosos.
Me quedo con la frase Ybris e Ishar, os la copio, ¿vale?

Y Nostak...GRACIAS, puede que tengas razón, es posible, muy posible... pero prefiero creer que no la tienes (ya sabes, la pelirroja de verdad y yo, somos un poco tozudas)

Gracias también a ti, caracol.

3:39 p. m.  
Anonymous Anónimo replicó sin poder evitarlo...

!qué mundo este de desencuentros! Yo toda la vida soñando contigo, y tú encima escribes esto, al soñar con otro!

2:39 p. m.  
Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

Cuando escribí esto anónimo no soñaba precisamente, vivía.
Gracias

9:05 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. replicó sin poder evitarlo...

Libertad; qué razón tienes!!!. Es preciso en cualquier desencuetro o despedida pasar todas las etapas del "duelo" de la pérdida....un primer "no puede ser"...seguido de "a mi no".....ect. Hemos de sufrir cada una de ellas, sino la emoción se atrófia y puede desencadenar en; culpa, odio, frustración....en fín, me alegra que puedas coger aire, y reflexionar y seguir.
Mi ánimo para tu camino.
Olimpia.

10:47 p. m.  
Blogger Capitán Alatriste replicó sin poder evitarlo...

Declaro este post post de INTERÉS GENERAL.
Me ha encantado la clarividencia con la que describes esa situación tan frecuente del amor que se rompe y lo que viene detrás. Estoy absolutamente de acuerdo con la postura que planteas como más recomendable. A otra cosa mariposa. A soportar el dolor y empezar de nuevo. Como bien dices, sin dilación.

3:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

PANDE MUSICAL