pandemonium invierno Pandemonium: Es absurdo, tremendamente absurdo…

miércoles, mayo 18, 2005

Es absurdo, tremendamente absurdo…

Miro por la persiana entreabierta de mi despacho, veo a la gente subir y bajar por las escaleras, sentarse en los bancos de las entreplantas, charlar en pequeños grupos…reírse, moverse de un lado a otro, a veces volviéndose sobre sus propios pasos…hoy, no sé qué hacer conmigo misma. Todos los intentos de normalizar mi vida cotidiana resultan demasiado forzados, demasiado pensados…no resultan. Es como si mi mente, mi parte consciente tuviese que ordenar minuciosamente cada uno de mis pasos, cada una de las pequeñas tareas en las que puedo fraccionar el día, y eso me agobia, me parece un mundo, y, no puedo evitarlo, me siento ridícula, tremendamente ridícula (por lo que objetivamente me parece un mundo y por lo que subjetiva y vitalmente implica que eso me parezca un mundo). Porque, ¿os habéis parado a pensar alguna vez la infinidad de decisiones y elecciones que hacemos desde que nos levantamos de la cama y ponemos el pie en el suelo (decidimos poner el pie en el suelo, mejor dicho)?...Es absurdo. Tremendamente absurdo mi agobio...Hoy, me gustaría poder dejarme llevar, poner el piloto automático y llegar a todas partes, hacer todas las cosas, sin necesidad de planificar nada, de ordenar nada, de pensar nada…O a lo mejor, no querer, de verdad, llegar a todas partes. No querer, de verdad, hacer todas las cosas…Sentarme en mi rincón, observar, y dejar para otro día el saltar al ruedo…

libertad

5 no pudieron callarse:

Anonymous Anónimo replicó sin poder evitarlo...

deliciosamente complicada libertad

12:46 p. m.  
Blogger Nostak replicó sin poder evitarlo...

bonito, tremendamente bonito.

¿Ya te fijaste en el título del anterior post?

XD

12:53 a. m.  
Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

Gracias Nostak.
Sí, me fijé, y el contenido...

5:24 p. m.  
Blogger [khàrlós] replicó sin poder evitarlo...

pues sí, estoy de acuerdo con lo que dices. Había un personaje femenino de "Las olas" de Virginia Woolf que experimentaba exactamente lo que tú describes: no poder crear una continuidad entre los momentos de su existencia, no poder limitarse a vivir, y estar condenado a pensar sobre todas y cada una de las cosas que haces... pero creo que nos pasa un poco a todos. De vez en cuando a todos nos gustaría que nuestra vida fuera tan coherente y tan uniforme como una novela.
me encanta el blog, seguiré leyendo.

1:34 p. m.  
Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

Gracias por la visita y por el comentario khàrlós. Aquí estaremos

6:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

PANDE MUSICAL