pandemonium invierno Pandemonium: Electrocardiograma

miércoles, noviembre 23, 2005

Electrocardiograma


El faro se ha ido apagando hasta dejar un impreciso hilo de luz rasgando la noche inmensa; dando vueltas, apareciendo y desapareciendo, como marcando los débiles latidos de un ser que agoniza.
El mar se ha quedado quieto, más quieto que nunca. Las tímidas olas se acercan a la orilla como si nada las empujara, como los últimos estertores de un moribundo.
La aplastante oscuridad de esta noche sin consuelo me oprime, me comprime. Me deja arrojado sobre la arena, crucificado en el abandono, muriendo estas últimas horas demasiado tempranas.

Varado en la orilla del desastre mis ojos velados buscan sin consuelo tus ojos apagándose. Tus grandes ojos vaciándose de luz, sin que yo pudiera recogerla, reflejarla, tomarla para devolverla, para construir una mañana.

Lo inevitable se ha abalanzado sobre nosotros, como una avalancha; vomitando un torrente de razones y de momentos que no llenamos, que se quedaron. Y nos ha dejado separados, incomunicados. Cerca estás y qué lejos estamos.

Entono una oración para pedir nada. No me atrevo, no merezco mi confianza. Ya cometí demasiados errores; ya destrocé mi casa y tu casa. Los días arrecian, el tiempo avanza y estoy sin ganas.

Pero en el fondo de este pobre moribundo, desde el centro de mi corazón humilde, pequeño y torpe todas las células rezan una plegaria para volver a ver luz en tu mirada, tus grandes ojos llenos de luz; tu boca llena de risa, tu casa llena de vida… Y mi vida rebosante de ti.

3 no pudieron callarse:

Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

ayyy...esta vez me has hecho llorar...cómo duele, lo que duele, verdad?...Hasta saber echar de menos, hay que saber...Tú sabes, demasiado quizá, ya leo...pero sabes? Dicen que la peor de las nostalgias es la de aquello que nunca pasó, y cuando alguien de pronto desaparece de nuestros días, no sé muy bien por qué, casi siempre pensamos que hay demasiadas cosas que no vivimos con ellas, que evitamos por despreocupación, que hicimos mal o que omitimos por falta de atención, de conciencia de las circunstancias, de goce de lo mucho que teníamos...Sin embargo, en ciertas ocasiones he descubierto, con sorpresa, que todo esto que inundaba mi pensamiento en esas tardes en las que he sentido que ese todo era demasiado oscuro para mí, luego he vuelto a ver el sol, cuando menos lo esperaba, cuando más oculto parecía que estaba, cuando menos oportunidades creía que merecía...sólo tenía que tener algo más de paciencia, sí, siempre la omnipresente paciencia, pero así era, y sobre todo...CONFIANZA.
Gracias por comentar tu "estar" con nosotros. Beso fuerte

2:53 p. m.  
Blogger libertad replicó sin poder evitarlo...

...sobre todo para ver, que las cosas no eran "tan así", tan como las veía esos días, tan como se le antojaba a mi memoria y a mi corazón recordarlas y anhelarlas...Ánimo

2:58 p. m.  
Blogger redbadboy replicó sin poder evitarlo...

bueno mi niño esta cambiando: ya no todo es noche oscura ni soledad amarga, al final al faro no se le apaga la luz y encima tambien al final, que es lo que mas se recuerda, se conserva la esperanza. Bravo y mil millones de besitos pequeñitos con los que forrar todo tu cuerpo con la armadura de mi cariño.

11:34 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

PANDE MUSICAL