pandemonium invierno Pandemonium: Mi música...

domingo, octubre 31, 2004

Mi música...

…Esta mañana, como la de casi todos los sábados, bueno…como casi todas, al levantarme me he ido directa al comedor. He cogido uno de los CDs de música latina que tenemos en la estantería, me he quedado en camiseta, me la he remangado para dejar la cintura al aire, y me he puesto a bailar. Por las mañanas a menudo necesito ritmo, sentirme viva…y ahora a Carlinhos Brown para desayunar. Mientras recogía los papeles de mi mesa, la del comedor que hay debajo de la ventana que da al oeste, los pinos de la calle me han hecho pensar en mis encinas, el verde de la montaña en mi campo amarillo, y la piedra grisácea de las casas en mis paredes encaladas y sus ventanas enrejadas…cualquier síntoma del norte me ha provocado un detonante del sur…y entonces he deseado escuchar la voz modulada de la copla de Pasión Vega, la guitarra de Vicente Amigo y, por supuesto, de Paco de Lucía…Con los acordes de la guitarra, mis pies han empezado a dar golpecitos en el suelo, los papeles a permanecer desordenados y alejados de mis manos y de mi mente, y mis brazos a levantarse poco a poco, a entornarse, a girar, a expresar con toda la fuerza que llevo dentro no sólo los acordes de una guitarra, sino también la voz de José Mercé….En la ducha, el agua del grifo me ha resultado suficiente… Mientras preparaba algo de comer me he puesto a mis andaluces más jóvenes, las rumbitas de David de María…no quería pensar en otra cosa que no fuera mi sur, todavía no...
Cuando la tarde parece haber llegado a su fin, he salido a dar una vuelta. Esta tarde, a diferencia de otras, me he llevado la música, y de nuevo me he sentido cómoda en el norte, en este norte dentro del sur en el que a veces me sorprendo sintiéndome algo más que una invitada, y entonces, las voces guturales de las madres que llaman a sus hijos a través de las colinas me ha transportado a la Borgoña francesa, y a los atardeceres de un norte, mucho más norte, y en ocasiones mucho más lejano…

Ahora, acabo de regresar a casa, y mientras decido si empezar a leer o no la última novela de García Márquez, "Memoria de mis putas tristes", me dejo llevar por un español y un cubano afincado en Suecia; por una voz rasgada y un piano; no sé si por el sur, si por el norte, o por los dos…

…" Me equivoqué creyendo que eras tú…y hoy oigo música para no volver"…


E. Murillo

1 no pudieron callarse:

Anonymous Anónimo replicó sin poder evitarlo...

Me encanta cómo escribes!

8:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

PANDE MUSICAL